Sección Especial de Reconocimiento

MI13.jpg

La inteligencia británica intentó por primera vez aprovechar el ocultismo para el espionaje a finales del siglo XIX con el Proyecto Delphi, un experimento del Almirantazgo, que usaba una variedad de métodos psíquicos y rituales populares como el Tarot y la radiestesia para fijar la posición de los buques enemigos.

El Proyecto Delphi tuvo poco éxito y fue cerrado en 1896, pero estimuló el interés del teniente comandante Frederick Ramsey , que dedicó su vida al estudio de lo sobrenatural. El joven oficial de marina continuó la investigación psíquica del Proyecto Delphi por su cuenta, pero a pesar de los esfuerzos de Ramsey para hacer que el proyecto fuera reactivado, la Royal Navy ignoró sus informes y la carrera militar de Ramsey pronto se encontró estancada. Dimitió del ejército en 1900.

Los años entre 1900 y 1916 fueron una larga odisea de Ramsey que agotó su fortuna personal en la búsqueda de personas que poseyeran poderes psíquicos. Durante siete años, viajó por todo el mundo en su búsqueda antes de la creación del Instituto Ramsey de Educación Psíquica para poner a prueba a los individuos dotados y enseñarles a perfeccionar sus habilidades. Sin embargo, Ramsey sólo encontró siete personas con algún talento psíquico apreciable.

Ramsey regresó al servicio militar en 1916, bajo el mando del capitán Mansfield Cumming, el jefe del Servicio Secreto de Inteligencia británico, MI-6. Cumming dejó a Ramsey crear un departamento de inteligencia psíquica, la Sección Especial de Reconocimiento, MI-13.

Estaba formado por una plantilla de alienistas, psicólogos, neurólogos y otros, versados ​​en disciplinas exóticas como el yoga y la meditación. Ramsey utilizó su investigación de antes de la guerra para localizar a esos “talentos” que mostraron capacidad psíquica, llevarlos a Inglaterra y utilizar sus poderes para buscar submarinos alemanes. Estos experimentos pronto se ampliaron para incluir clarividencia, precognición, psicometría y telepatía, y para 1917, el MI-13 había demostrado ser capaz de proporcionar resultados modestos pero tangibles. Sin embargo, debido a la procedencia no convencional de estos datos fueron casi siempre ignorados.

Cumming se mantuvo leal a Ramsey y al MI-13, y para el final de la guerra, la plantilla de la Sección Especial de Reconocimiento creció hasta setenta investigadores y veinte talentos, y el propio Ramsey fue promovido al rango de comandante.

El MI-13 se mantuvo activo a través de patrocinio de Cumming, pero con su retiro en 1923, la financiación bajó rápidamente. Ramsey tuvo que quitar a todos sus talentos de la nómina, pero MI-13 y su investigación continuó.

Sección Especial de Reconocimiento

No está muerto lo que yace eternamente Aviso_a_roleantes Aviso_a_roleantes