Anna Held

Anna_Held_1902.jpg

Helene Anna Held, nacida el 8 de marzo de 1872 y fallecida el 12 de agosto de 1918, era una actriz polaca.

Nacida en Varsovia, cuando aún era parte del imperio ruso, era la hija de un fabricante de guantes judío, Shimmle Held y su esposa franco-judía Yvonne Pierre. En 1881, matanzas antisemitas forzaron a su familia a huir a París. Cuando el negocio de guantes de su padre quebró, tomó un empleo como portero, mientras su madre atendía un restaurante kosher. Held comenzó trabajando en la industria textil para posteriormente trabajar de cantante en los teatros judíos de París. Después de la muete de su padre, se mudó a Londres, donde siguió siendo cantante e incluso logró un papel en la producción Shulamith de Abraham Goldfraden y dirigida por Jacob Adler.

Su personalidad vivaz y animada le ayudaron a adquirir reconocimiento, además de que empezó a ser conocida por cantar canciones un tanto atrevidas para la época, su coquetería y su deseo de mostrar sus piernas en el escenario. Alrededor de esta época, se casó en 1894 con Máximo Carrera, un playboy uruguayo mucho mayor que ella, con quien tuvo una hija, Liane, nacida en 1895, quien también se convirtió en actriz y productora.

Durante una gira por Europa conoció a Florenz Ziegfeld, quien le pidió que fuera a Nueva York con él, donde crearon una nueva ola de interés público mucho antes incluso de llegar a los Estados Unidos, por lo que ya era el blanco de muchas especulaciones. Cuando finalmente apareció en escena, la crítica no fue muy benevolente con ella, pero al público pareció no importarle y la apoyaron.

A partir de 1905, Held disfrutó de varios éxitos en Broadway, que la convirtió en millonaria. La habilidad de Ziegfeld de manipular a la prensa a su favor, le aseguró la permanencia del nombre de Held y el suyo en los medios de comunicación. Ziegfeld tuvo un amorío con la actriz Lilliane Lorraine y luego con Billie Burke, con quien se casaría en 1914, dejando para siempre a Held.

Held pasó los años de la Primera Guerra Mundial haciendo shows en Francia, presentándose ante los soldados franceses y recaudando dinero para la guerra. Se le consideró una heroína por sus contribuciones y su coraje al viajar al frente de guerra. Regresó a América y protagonizó Madame le Presidente en 1916 al término de la guerra.

En 1918 colapsó en el escenario y murió unos meses después por mieloma múltiple a la edad de 46 años. Fue enterrada en el Cementery of the Gate of Heaven en Hawthorne, Nueva York. Ziegfeld fue muy criticado por la prensa por haber tratado mal a Held y su aparente indiferencia ante su enfermedad, además de que no estuvo en su funeral.