No está muerto lo que yace eternamente

1924 - Febrero
El caso de la enfermedad desconocida

rosaleda.jpg

View
1924 - Enero
El caso del experimento Y

Laboratorio.jpg

Un experimento científico promete poder vislumbrar una realidad contigua a la nuestra, un repositorio de los sueños y los recuerdos del hombre. Pero cuando los héroes se asoman por esta ventana… ¡descubren que el horror cósmico les devuelve la mirada!

View
1923 - Diciembre
El caso del Mauritania

Mauritania.jpg

Como quien no quiere la cosa, los investigadores deciden tomarse un tiempo para viajar a la vieja Europa y tal vez, pasarse por España, siguiendo el hilo de la anterior aventura. Para ello, compran billetes en primera (Nora y su doncella) y segunda clase (el resto de los aventureros) respectivamente, en el trasatlántico RMS Mauritania que les llevará hasta Southampton en tan sólo 5 días.

El barco sale de puerto el día 26 de diciembre a primera hora, por lo que llegan directamente desde sus respectivos hogares familiares, procedentes de las celebraciones navideñas. El sargento, que ha pasado las fiestas con sus camaradas del ejército, celebrando su reciente traslado al ONI, a punto está de perder el barco.

Durante el viaje, trabarán contacto con los pasajeros que se mueven por los salones de primera clase:

- Mijail Kurosov, un conde ruso, superviviente de la Revolución de 1918.
- Un profesor de la Universidad de Arkham que viaja a Tierra Santa a realizar unos estudios arqueológicos junto a dos de sus estudiantes.
- Paterson, un profesor de antropología, que lleva siempre consigo varios libros arcanos.
- Un cura católico, mal afeitado y que se santigua al revés.

Mientras Strappler traba amistad con los estudiosos de la Universidad de Arkham, Nora encandila al conde ruso, el sargento se deja querer por una joven inglesa y el buen doctor conversa con Paterson que le habla de ciertos objetos ocultistas, el sobrecargo invita al cura a marcharse de los salones de las cubiertas superiores, dado que su billete es de tercera.

El segundo día, Nora queda en cubierta con el conde para un partido de tejo, durante el cual, sufre un atentado por parte del cura sospechoso y otros dos supuestos miembros del clero. Por suerte, Nora lanza por la borda el explosivo con el que intentan acabar con él. Stappler y el sargento llegan a tiempo de intercambiar disparos con ellos, consiguiendo eliminar a dos de ellos, pero el tercero, consigue saltar por la borda y escapar en un pequeño yate que sigue al Mauritania.

Todo ello lleva a que investiguen sus pertenencias, que continúan en las bodegas de tercera clase, encontrando un ejemplar de Das Kapital de Carl Marx y algunos panfletos bolcheviques. Los tres falsos curas eran bolcheviques que planeaban acabar con el conde, último miembro con vida de la familia real rusa, que regresa a Europa tras un viaje a Estados Unidos para buscar apoyos para su causa. Para agradecerles su ayuda, el conde les invita a comer en sus aposentos de la cubierta de primera, junto al camarote de Nora.

Esa misma noche, se reúnen con Paterson en su camarote de la cubierta dos, que les muestra un artefacto de visión llamado el Cristal de Mortlan. Sin embargo, la demostración no va del todo bien, y Paterson, muy afectado, les pide que abandonen su cuarto.

A la mañana siguiente, los investigadores descubren el cuerpo de Paterson ahorcado en su camarote. Junto a él, hay una nota en la que pide que se quemen sus libros y se destruya el cristal, cosa que por supuesto, no hacen. En su lugar, ocultan el maletín de mano de Paterson con los libros y el cristal, antes de comunicar su fallecimiento al capitán.

Nora pasa la tercera noche en brazos del conde, por lo que los chicos siguen la investigación por su cuenta. El sargento espera en cubierta a su admiradora que no acude a la cita (su madre la vigila como un perro cancerbero), cuando oye unos gritos. Al acudir, descubre restos de sangre en las escaleras de tercera clase, que parecen ir hasta la entrada de la sala de máquinas.

Pasan el cuarto día investigando en tercera, donde descubren que ha desaparecido una chica. Sus pertenencias siguen junto a su cama y nadie parece haberla visto desde la noche anterior.

A su regreso a segunda clase, encuentran a un marinero de tez tostada, saliendo de la habitación de Patterson. Cuando intentan interrogarle, descubren que no habla inglés, y le dejan en el camarote encerrado, mientras buscan al sobrecargo, no sin antes registrarle e incautarle un extraño amuleto. A su regreso, el camarote está vacío, y el sobrecargo les dice que no tienen ningún marinero con esa descripción. Al agacharse, se le abre la camisa y ven que lleva el mismo amuleto.

Esa misma noche es el baile de disfraces en las cubiertas superiores, con el que se despide a los pasajeros que desembarcarán al día siguiente. Los investigadores consiguen disfraces y mientras Nora celebra su cumpleaños con el conde, los chicos siguen al sobrecargo hasta la bodega, donde descubren a un grupo de marineros de tez oscura realizando un extraño ritual: colocados sobre unos signos dibujados en el suelo, emiten un cántico en una lengua incomprensible, mientras un portal se abre sobre ellos, dejando salir una enrome garra perteneciendo a algún monstruoso animal.

Ni cortos ni perezosos, deciden no molestar a Nora para semejante minucia y se lían a tiros con los sectarios, interrumpiendo el cántico y provocando el cierre del portal, que secciona la garra del ser al cerrarse. Tras la muerte de los sectarios y el sobrecargo, los investigadores avisan al Capitán y a Nora de lo ocurrido, y el doctor confisca los restos de procedencia desconocida.

Al día siguiente, a su llegada a puerto, y tras la amarga despedida de Nora y el conde, que le ofrece un botón de su uniforme para que en caso de necesidad puede identificarse ante sus partidarios, los investigadores son recibidos por C.K. Dexter Haven (oficial de enlace entre el MI-13 y el ONI) que se encargará del traslado de los restos y por los amigos ingleses de Nora, que le han preparado una fiesta fiesta de cumpleaños.

View
1923 - Noviembre
El caso del libro maldito

biblioteca.jpg

Dos hombres mueren en circunstancias similares, con menos de un día de diferencia, víctimas de un asesino en serie que asola Nueva York. Cuando los investigadores se sumerjan en el misterio, comprenderán los peligros de saber demasiado…

View
1923 - Octubre
El caso del Estrella de Mauricio

Estrella_Mauricio.jpg

El carguero a vapor La estrella de Mauricio es descubierto flotando a la deriva en el puerto. Todos sus tripulantes han muerto o desaparecido. ¿Qué secretos se ocultan en su oxidado casco?

View
1923 - Septiembre
El caso del bebé de los Whateli

whateli.jpg

Un bebé ha sido arrancado de su cuna. ¿Serán capaces los investigadores de dar con los secuestradores antes de que sus padres se vean obligados a pagar el rescate?

View
1923 - Agosto
El caso Addison Bright

indio.jpg

Cuando el filántropo y azotacalles Addison Bright es encontrado extrañamente asesinado en su propia mansión de Nueva York, sólo un equipo de bravos investigadores puede proteger su reputación, y la cordura de la humanidad, de las horribles verdades que acechan en su pasado trágico y colorido.

View
1923 - Julio
El caso del rodaje inmortal

Estudios.jpg

Ha pasado más de un año desde la desaparición de los primogénitos varones de los supervivientes de la 2ª Compañía, y el hilo de las pesquisas de nuestros investigadores no les ha llevado a ninguna parte. Sin embargo, la vida sigue, y va a proporcionarles nuevos aventuras y misterios que resolver.

A través de Nora Charles, una chica bien de la alta sociedad con cierta tendencia a meterse en líos, cuando líos implica tumbas con más de 500 años de antigüedad, a la que el doctor conoce por su contacto habitual con el departamento de arqueología de Columbia, les llega una petición de ayuda de una tal Srta. Rebecca Harron.

La Srta. Harron es sobrina del actor cinematográfico Robert harron. Recientemente, ha llegado a su conocimiento que unos estudios de Nueva York están rodando una película titulada “Sin un centavo en el bolsillo” protagonizada por su tío. Lamentablemente, eso es imposible, dado que su tío lleva muerto 3 años, por lo que piensa que o bien es un fraude en el que intentan utilizar el nombre de su difunto tío para promocionar la película, o bien es una película rodada por su tío antes de morir, que ahora pretenden distribuir sin pagar los derechos pertinentes a sus herederos.

Ante las preguntas de los ivestigadores en relación al motivo por el cual no acude directamente a la policía, la Srta. Harron les informa de su tío murió de forma poco honorable: se suicidó. En su momento, se consiguió ocultar a la prensa este dato y no le gustaría que las pesquisas policiales destaparan el escándalo. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Greenwood en Nueva York.

Dados los contactos que tiene Nora en el mundillo del cine, deciden comenzar investigando los rumores sobre “Sin un centavo en el bolsillo”. Tras pasar la noche en varias fiestas, sus contactos le confirman que efectivamente, se comenta que los estudios Middlewood están de nuevo en funcionamiento y están rodando una película titulada así, con Robert Harron, Olive Thomas, Arthur V. Johnson y Anna Held.

Por lo visto, los estudios Middlewood llevan cerrados casi 10 años, debido a un accidente grave que supuso indemnizaciones millonarias, y hace tiempo que nadie ve a su dueño, Marc Johnson.

Los investigadores contactan con la Srta. Harron para que les acompañe al cementerio donde está enterrado su tío, para pedir que se le facilite el acceso al panteón familiar. Como trabaja en un banco, les dice que no podrá acompañarles hasta esa tarde, por lo que deciden utilizar la mañana para consultar en la hemeroteca algunas revistas cinematográficas y conseguir más datos de los 4 supuestos protagonistas de “Sin un centavo en el bolsillo”.

Tras varias horas, descubren que los 4 han fallecido en los últimos años (entre 1916 y 1920) y excepto Arthur V. Johnson, que fue enterrado en Philadelphia donde falleció, todos ellos están enterrados en Nueva York.

Deciden visitar el Cementerio Woodlawn del Bronx donde está enterrada Olive Thomas y el Cementerio Gate donde está enterrada Anna Held, además de los estudios Middlewood.

Tras apretarle las tuercas al guarda del Cementerio Woodlawn y ofrecerle una compensación monetaria razonable, les dice que el día 22 de julio, dos tipos con un sedán negro le pagaron 2000 $ para que les permitiese entrar en el panteón de Olive Thomas. Respecto al hombre que le pagó sólo puede indicar que tenía los ojos muy azules, pero al menos, les proporciona la matrícula del sedán.

En el Cementerio Gate of Heaven de Hawthorne, averiguan que el día 24 de julio un hombre con los ojos muy azules estuvo preguntando por la tumba de Anna Held. En las inmediaciones de la tumba, hay marcas de neumáticos y el guarda del cementerio les confirma parte de la matrícula del coche.

Por la tarde, acuden al Cementerio Calvary donde está enterrado Robert Harron, acompañados de su sobrina. De nuevo, el guarda les indica que dos tipos, uno de ellos con los ojos muy azules, estuvieron allí el día 23 de julio. Llevaban un sedán negro y lo que recuerda de la matrícula coincide con los datos de que disponen nuestros investigadores. Al acceder al panteón, descubren que lápida ha sido movida y que el ataud no está en su interior.

La Srta. Harron, visiblemente afectada por el robo del cuerpo de su difunto tío, les pide que solucionen también este asunto a la mayor brevedad posible.

Al día siguiente, el sargento decide averiguar en el registro a quien pertenece el vehículo cuya matrícula obtuvieron el día anterior en el cementerio, y descubre que pertenece a una agencia de alquiler de coches de un tal Stan Cartwright.

Una vez localizada, consigue ver el libro de registro en un descuido del encargado, y comprueba que fue alquilado por Marc Johnson, el dueño de los estudios Middlewood. Para poder investigar el vehículo más a fondo, decide alquilarlo: Los neumáticos todavía tienen restos de tierra, así como el maletero, donde encuentra también un jirón de tela blanca y restos de piel seca.

Por otra parte, intentan localizar a Marc Johnson en los estudios Middlewood, pero el guarda del recinto, que tiene un aspecto bastante abandonado, les dice que no está en su despacho y que no suele ir mucho por allí. Intentan que les diga donde vive, pero no lo sabe, y deciden volver por la noche para ver si pueden colarse y averiguar algo más.

Por la tarde, intentan contactar telefónicamente con los familiares de los otros actores cuyos cadáveres han desaparecido, aprovechando los contactos de Nora con un agente cinematográfico:

- La actriz Florence Hackett, viuda de Arthur V. Johnson, está de viaje por europa, por lo que no pueden localizarla de momento.

- Liane Carrera, productora e hija de Anna Held, no quiere tener nada que ver con cualquier cosa relacionada con su difunta madre, con la cual mantuvo una relación bastante tensa.

- El actor Jack Pickford, viudo de Olive Thomas, vive en Nueva York. Se hacen pasar por productores interesados en negociar con él de cara a una futura película, y él accede a recibirles a última hora de la tarde, dado que lleva previsto salir de viaje al día siguiente y todavía tiene preparativos pendientes durante el día.

Cuando acuden a casa de Jack Pickford, les abre la puerta él mismo alegando que los criados tienen el día libre. Tiene mal aspecto, como si no hubiera dormido en varios días, y parece muy nervioso. A pesar de las ojeras, les llaman la atención sus ojos increiblemente azules.

Les hace pasar al salón, y mientras atiende sus preguntas, se oye un ruido de cristales rotos en el piso de arriba. Los investigadores suben corriendo tras Jack y le encuentran con una mujer de mirada vidriosa y movimientos rígidos, que está intentando morderle en el cuello, mientras él grita: ¡¡¡No, Olive, no!!!

Tras separarlos, la mujer se da a la fuga a través de la ventana. Cae al suelo desde un primer piso y a pesar de ello, se aleja corriendo por el callejón del lateral de la casa. No consiguen alcanzarla, pero en el suelo del callejón, junto a las manchas de sangre que ha dejado en su huída, encuentran un papel con una lista de nombres:

- William Hamblin
- Michael Tice
- Shannon Appel
- Lucy Simmons

A Nora, que se mueve bastante en el ambiente de la farándula, le suenan todos ellos: son actores y actrices de cine bastante conocidos en los últimos años.

También encuentran un jirón de tela blanca en los restos de la ventana que coincide con la que había en el maletero del coche. En el cuarto están las maletas preparadas de Jack Pickford y un sobre con 1200 $, que confirman que efectivamente pensaba salir del país. Y en el escritorio hay una foto de su difunta esposa, a la que reconocen como la extraña atacante.

Después de que el doctor le cure a Pickford el mordisco y le estabilice, llaman a la policía y a una ambulancia, que le traslada al hospital, donde les confirman que su vida no corre peligro pero que permanece en coma, sin que los médicos sepan exactamente por que. La policía lo considera un intento de robo fallido con fuerza, pero nuestros investigadores saben que ha sido algo más.

Tras colarse con bastantes dificultades en los estudios que están rodeados por una valla de 3,5 metros de altura, trepando a pelo, consiguen entrar en uno de los edificios de grabación, donde encuentran una camara, tres decorados de interiores y varias prendas de ropa nuevas.

Deciden volver a la noche siguiente con ganzuas para abrir la puerta del despacho de Johnson y con un plan para librarse del guarda, que vive en una caravana cerca de la entrada del estudio.

Nuestros protagonistas amanecen casi a mediodía después de sus intensas actividades nocturnas, y deciden averiguar más datos sobre los 4 nombres de la lista, hasta que por la noche realicen su proyectada incursión en los estudios Middlewood.

Aeródromo Roosevelt en Long Island

View
1922 - Marzo
El caso de los asesinatos rituales

Restaurante.jpg

Han pasado casi cuatro años desde que los supervivientes de la 2ª Compañía fueron embarcados con destino a casa al finalizar La Gran Guerra. Mientras el doctor ha vuelto a dar clases en la universidad de Columbia en Nueva York, el sargento ha permanecido en el ejército y terminado sus estudios de abogacía, pasando a formar parte del JAG (Cuerpo general de Jueces y Abogados).

Siguen más o menos en contacto con sus antiguos compañeros y organizan un par de cenas al año. Excepto uno de ellos, Richard Harper, que continúa en coma, todos han continuado con su vida.

Es precisamente en uno de estos encuentros cuando comienza la aventura. Una docena de miembros de la 2ª Compañía y sus mujeres, están comiendo en el restaurante Palm de Nueva York. El resto de los integrantes del grupo se han disculpado, al serles imposible desplazarse a la ciudad.

En la sobremesa, el soldado Keeper explica a los comensales que desde el final de la guerra, el misterio del tatuaje que todos llevan en el hombro derecho se ha convertido en una obsesión para él. Sólo había conseguido descubrir que era un signo con un fuerte significado esotérico, hasta que recientemente entro en contacto con Michael Olive, profesor de filología alemana en la universidad de Miskatonic. Al parecer, un compañero suyo de la facultad, actualmente en paradero desconocido, estudió durante un tiempo con mucho interés ese signo.

Pero eso no es todo. Recientemente se ha cometido un asesinato múltiple en la ciudad de San Francisco y todas las víctimas tenían dibujado en el cuerpo el signo del tatuaje, lo que supone un punto de partida para las investigaciones de nuestros investigadores.

Al día siguiente, el soldado Keeper se pone en contacto telefónicamente con ellos. Está muy nervioso y les dice que han desaparecido todos los primogénitos varones de los supervivientes de la 2ª Compañía, entre ellos su hijo. En las habitaciones de los niños está dibujado en al pared el mismo signo que tienen tatuado en el hombro derecho y algunos de los padres juran haber visto como una garra demoniaca se llevaba a los niños a través de una apertura en la pared que inmeditamente después volvió a sellarse. La policía, por supuesto, se niega a aceptar la idea de que a los niños se los tragó “la pared” y por eso les pide su ayuda para proseguir al investigación.

Nuestros aventureros conciertan una cita con Michael Olive en la Universidad. Unos minutos de conversación con él bastan para darse cuenta de que está sinceramente preocupado por la desaparición de su amigo George Zamañorre.

Zamañiorre era profesor de Historia Antigua, especializado en las culturas del Mediterráneo Occidental, anteriores al florecimiento del Imperio Romano. A mediados de octubre de 1921 confesó a Olive, muy excitado, que creía haber encontrado restos de una cultura común entre diversos pueblos mediterráneos del siglo VI a.c.

Basaba sus teorías en un misterioso signo que podía encontrarse, toscamente labrado, en algunas tumbas de cierta región de la antigua Mauritania, en la actual Marruecos, el cual según se decía era el signo del “Abridor del Camino”. Pero Zamañorre había asímismo encontrado el mismo signo en una necrópolis Ilergeta cerca de la ciudad de Tarragona, en España, sólo que allí recibía el nombre de “Signo de la Puerta y la Llave”. Y afirmaba que había encontrado referencias, en “un venerable libro” de que el signo era conocido en península árabe por las mismas fechas, bajo el nombre de “Umr al Tawil”.

George Zamañorre partió hacia España dos meses más tarde, en Diciembre. Iba en busca del origen de ese culto, que según él se encontraba en la mítica ciudad perdida de Tartessos. No se ha vuelto a saber nada más de él.

Según las notas que dejó Zamañorre, el símbolo representa la Puerta. En una tumba, representa entonces la Puerta hacia la Otra Vida, hacia la Muerte. Pero igualmente puede ser una puerta en la otra direción: de la Muerte a la Vida. Asímismo, parece ser que en algunos ritos se consideraba que por dicha puerta se podía entrar en contacto con dioses o demonios. Al parecer existe otro signo para cerrarla. Según referencias, ese otro Signo tiene forma de estrella de cinco puntas.

Curiosamente, también encuentran un recorte de un periódico de San Mateo, sobre una cena ofrecida al alcalde por los miembros de la Asociación “La Puerta y la Llave” (apelativo con el cual conocían los antiguos Ilergetas al Signo).

Por último, les llama la atención una anotación en un cuaderno viejo que dice: “Consultar Cap. V de Rama Dorada”. En la biblioteca descubren que Zamañorre solicitó consultar en los meses anteriores a su partida los siguientes llibros:

- “Necronomicón” (una traducción incompleta en alemán)
- “Magia Auténtica” de Theophilus Wenn
- “La Rama Dorada” de James G. Frazer

Los dos primeros pertenecen a la sección 240BL y es muy difícil consultarlos, ya que hay una lista de espera de varios meses. No obstante, a base de intimidar al bibliotecario, consiguen llevarse la copia del Necronomicón para las investigaciones del doctor (copia de la que no consiguen sacar nada en claro dado no sólo no está completa, sino que está en alemán). Meses más tarde, el doctor recibirá una cruenta regañina por parte de la bibliotecaria jefa por no devolver el libro en el plazo debido, aunque esa, es otra historia…

En “La Rama Dorada” hay un pasaje en el capítulo V que llama su atención:

“… para viajar en el tiempo y lugares lejanos habrás de invocar a Aquél de Fuera, al llamado Umr al Tawil, el que va cubierto con un velo místico y mora en los abismos del más allá de la Tierra. Hay quien dice que es, fue y será, y que vino antaño desde las oscuras estrellas con sus hermanos, y que su simiente cubrió la Tierra, y que sus hijos perduraron a través de las Edades…”

De paso, aprovechan para consultar los periódicos de California en la hemeroteca respecto al asesinato múltiple de San Francisco y descubren algunas pistas interesantes:

- Las víctimas eran 6 hombres y 3 mujeres. Dos de los hombres eran de raza oriental y los otros cuatro chicanos. Las tres mujeres eran igualmente chicanas. Fueron encontrados, totalmente desnudos, en un descampado en las afueras, en la madrugada del día 1 de marzo. Habían muerto degollados. Se les había dibujado a todos el Signo en el pecho, con la punta de un cuchillo afilado.

- En la ciudad de Vallejo, el día 20 de Febrero, se descubrió el cadaver de un japonés, vecino de la comunidad. Había sido degollado y marcado como posteriormente en San Francisco.
- En Stockton, el día 23 de Febrero se encontraron 3 cadáveres de afroamericanos con idénticas características.
- En Oakland, el 26 de Febrero, se descubrieron 6 cadáveres más.
- En San José, el 4 de marzo, 12 cadáveres más.
- En San Mateo, el 7 de marzo, 15 cadáveres más
Ninguno de los muertos era caucásico. Todos se encontraban degollados. Todos con el misteriosos signo marcado. Todos, según los forenses, fueron asesinados entre las 15 y las 18 h. del día anterior al que fueron encontrados.

Es hora de visitar California. Nuestros protagonistas partieron en tren desde la Grand Central Station de Nueva York el 8 de marzo con destino a San Francisco, via chicago. Tres días más tarde y tras alquilar un vehículo para desplazarse hasta San Mateo, llegan a su destino.

San Mateo era en 1922 una pequeña localidad californiana con mucho futuro, buenos viñedos, algunos yacimientos minerales y una mano de obra barata formada principalmente por mexicanos, que han cruzado la frontera más o menos ilegalmente. Hay asímismo un buen número de emigrantes chinos, filipinos y japoneses. Las gentes de raza negra por el contrario, son muy escasas.

Teoricamente, gobierna en San Mateo el alcalde Arnold Crossbowmen. En la práctica, ni éste ni el sherif de la localidad mueven un dedo sin que se lo mande John Irving Deaths, el cacique local.

Los investigadores hacen preguntan sobre los asesinatos pero sólo encuentran silencio y frases evasivas: los ciudadanos de raza blanca se muestran indiferentes y hostiles, los emigrantes están asustados. El mismo sherif del pueblo, J. C. Warrior, se mostrará indiferente: para él, se trata de algún ajuste de cuentas entre trabajadores.

Respecto a la Asociación “La Puerta y la Llave”, les dicen que se trata de una especie de club en el que se integran los ciudadanos más influyentes de la localidad. La Asociación realiza numerosas obras para la comunidad, como son la recaudación de fondos para edificios públicos, organización de fiestas y celebraciones, o dejar parte de su local social para que se realicen exposiciones de arte y obras de teatro.

Hacen una discreta visita a la Asociación, poniendo como excusa razonable que se quieren hacer socios y son atendidos amablemente por el presidente en persona, Josef Pars. Esta afirma que la Asociación fue creada por un grupo de aficionados al esoterismo, para disponer así de un local social donde poder hablar a sus anchas de su tema favorito, y poder disponer de una extensa biblioteca común.

Con el paso del tiempo, sin embargo, la Asociación se ha separado un poco de sus primeros objetivos, convirtiendose en algo muy parecido a un club inglés. Esto ha sido debido en gran parte a la enfermedad del antiguo presidente (y socio fundador) J.I. Deaths. Ante la insistencia de los investigadores, les dice que Deaths sufrió hace 6 años un ataque al corazón gravísimo y que desde entonces no ha salido de su casa.

A pesar de los intentos por averiguar más sobre las actividades de carácter esotérico de la Asociación, sólo añade que se organizaron hace poco una serie de conferencias en varias ciudades vecinas y da el tema por zanjado. Respecto al nombre de la Asociación, les dice que hace referencia a las Puertas cerradas del Conocimiento y a las Llaves (el estudio) que pueden abrirlas.

Visto lo visto, deciden volver por la noche una vez se cierre la asociación. En el despacho de Pars encuentran documentación relativa a las conferencias realizadas en las ciudades vecinas:

- El 19 de Febrero, en Vallejo.
- El 22 de Febrero, en Stockton.
- El 28 de Febrero, en San Francisco.
- El 4 de Marzo, en San José.
- El 7 de Marzo, en San Mateo.

Una representación de la Asociación se desplazó a cada una de dichas ciudades. Estaba formada por:

- John Irving Deaths
- Josef Pars
- P.P. Jar
- Alan Xavier (sí, su viejo amigo de la Policía Militar).

En la bodega, además de una buena cantidad de licor ilegal, encuentran una puerta secreta que conduce a una pequeña habitación donde se encuentra tres túnicas negras. Hay manchas de sangre coagulada salpicando las paredes y un altar de piedra negra en el centro, en el que están tallados serés horribles. Sobre el altar se encuentra un extraño ídolo de piedra, de unos 50 cm. de altura, que representa a un ser de aspecto humano, desnudo, sin sexo, que en lugar de cabeza tiene una masa informe de esferas. Lleva algo en la mano como si fuera un velo. En el suelo, está grabado el Signo de su tatuaje.

Antes de salir del edificio, destrozan todas las botellas de alcohol y les prenden fuego. Una vez fuera, se esconden para esperar la llegada de los bomberos. Poco después, un coche conducido por el ex-teniente Alan Xavier, aparca unos metros más allá del incendio.

Uno de los lugareños que miran el incendio en pijama, comenta que se trata del coche del secretario personal del señor J.I. Deaths, el dueño del local de la Asociación que se quema. Por lo visto Deaths es el propietario del periódico, del local de la Asociación y de la mitad de las casas del pueblo, así como de extensos campos de cultivo y de una pequeña empresa minera, la J.K. Internacional.

Una vez los bomberos sofocan con éxito el incendio, Xavier se dispone a volver a su coche, cuando es sorprendido por nuestros investigadores, que le noquean, le meten en el maletero y se dan a la fuga hacia las afueras. Una vez allí, lo persuaden a golpes de que cuente lo que sabe: Deaths en realidad es un monstruo que adopta forma humana. Se disfraza de humano colocándose una máscara hecha con una perfección inhumana, y cubriendo su cuerpo con ropas amplias y una manta tapándole las piernas. Se desplaza mendiante una silla de ruedas con un pequeño motor eléctrico. Habla con susurros, ya que su garganta no está preparada para emitir sonidos humanos y debe recurrir a un pequeño aparato que utiliza como sintetizador vocal.

La residencia de Deaths se encuentra situada en un lugar solitario, bastante alejada del pueblo. Es una hermosa mansión de estilo sureño, con una gran entrada porticada con 6 columnas blancas. Deaths vive solo, sin otra compañía que su secretario Xavier y Virginia Chadler, una muchacha que se ocupa de la casa.

Muchas de las dependencias de la casa están cerradas con llave, ya que no se usan. Además desde su ataque cardiaco, Deaths sale en contadas ocasiones de su habitación. Su habitación carece de muebles y está climatizada mediante un extraño aparato metálico, del tamaño de una caja de zapatos, para que la temperatura se mantenga dentro de la habitación por debajo de los 10 grados Celsius bajo cero. Otro aparato filtra el aire, eliminando la mayor parte del oxigeno.

Tras atar a un árbol a Xavier, nuestros investigadores deciden acabar con el alienígena. Para ello, entran en la biblioteca de la planta baja de la casa y le prenden fuego, para que el calor le destruya. Antes de consumirse en la llamas, Deaths adopta su verdadera forma y los investigadores creen ver un monstruo luchando por salir por la ventana del primer piso, mientras se derrite lentamente. En su mente resuena una voz que dice: “Ya no podreis detenernos ahora…el Nuevo Dios nacerá, y con su nacimiento morirán vuestros cachorros”.

A su regreso, sólo encontrarán la cuerda con la que habían atado a Xavier, y ni rastro de él. ¿Y los niños?

View
1918 - Julio
El caso del tatuaje misterioso

Castillo.jpg

Nuestra historia comienza el 25 de julio de 1918 en el Hospital Militar Val-de-Grace, situado en el 227 de la rue de Sant Jacques (distrito V) de Paris.

Dos de nuestros protagonistas, el Teniente Médico Howard Tanner y el Sargento Harold McKeney, recuperan el conocimiento en una sala común ocupada por los 21 únicos miembros supervivientes de la 2ª Compañia del I Regimiento de la 42 División (División Rainbow) del I Cuerpo Expedicionario de los EEUU.

tatuaje.jpg

Según el informe que el Dr. Alexander Scie de Villevile, jefe de planta del hospital, presentó sobre los hechos, todos los pacientes ingresaron en un estado de coma inexplicable en términos médicos 5 días antes, procedentes de un hospital de campaña de las afueras de Reims, donde en un principio se pensó que pidían ser víctimas de un nuevo tipo de gas. Sufren amnesia parcial y no puden recordar nada de las últimas 2 semanas (los últimos recuerdos pertenecen a la monotonía de las trincheras y de la batalla, en los alrededores de Chaumont). Además, todos ellos tienen un extraño tatuaje en el hombro derecho.

Al poco de recuperar el conocimiento, son interrogados por el Teniente de la Policía Militar Alan Xavier, que se empeña en que son desertores y les amenaza con un consejo de guerra. Sin embargo, no parece poder explicar como escaparon de Chaumont para ir a tatuarse a Reims, sin que nadie les viera y atravesando campos de batalla. Dado que todo este embrollo puede costarles la vida, deciden investigar por su cuenta lo ocurrido, con el fin de limpiar su nombre y expediente militar.

El sargento tiene un amigo en la oficina de Estado Mayor, que le consigue una copia del informe oficial:

- El día 13 el Cuartel General recibió un mensaje de la Segunda Compañía, informando de un extraño accidente en el cual había muerto el capitán. Se enviaron varios mensajes, que al parecer nunca llegaron, ya que pocas horas despues se informó de que había llegado el capitán sustituto, un tal Peter Stres. No existe ningún oficial en el ejercito americano con ese nombre, ni se envió ningún sustituto. Las comunicaciones se cortaron. Cuando un pelotón consuió llegar a la posición de la 2ª Compañía lo encontró totalmente desierto, como si nunca hubiera estado allí.

- A raiz de la ofensiva alemana en Reims el 15 de julio y la contra-ofensiva aliada del día 18, parte de los efectivos de la división Rainbow se trasladaron hacia dicha zona, descubriendo los cuerpos de los 21 soldados entre las ruinas de un viejo castillo. Estaban casi completamente desnudos. Se desconoce el paradero del resto de la compañía.

- Del castillo en cuestión se desconoce el nombre, pero al parecer se encuentra en las cercanias de un villorio llamado Seizassons.

El 30 de julio, nuestros protagonistas son dados de alta (algunos de sus compañeros deben permanecer en cama durante un tiempo) y deciden aprovechar el permiso de convalecencia de dos semanas del que disponen, para averiguar que ha pasado. Su permiso de convalecencia se limita a París y tienen que presentarse diariamente a las 9 h. ante el comandante médico Joseph Beltrie, responsable de los americanos del hospital.

En la Biblioteca Víctor-Cousin, de la Universidad de la Sorbona, encuentran más información sobre el castillo en cuestión. El único castillo situado en las cercanías de Seizassons es el llamado “Tournoir”. Al parecer, está situado sobre un emplazamiento celta, posiblemente un lugar sagrado de la religión druídica, ya que existen manuscritos del siglo VIII haciendo referencia a un extraño templo. En ellos la zona aparece denominada como “Trounoir” (agujero, hoyo negro, en francés).

Corren numerosas leyendas en torno a ese paraje que según la tradición popular está maldito. El castillo pertenecía a los condes de Torunoir hasta que hacia 1592 el último descendiente de la familia, Pierre Streé Tournoir, fue acusado de brujería y quemado ante las mismas puertas de su castillo. Al parecer había atraído a toda una compañía de soldados del rey hasta su fortaleza, donde los había torturado y asesinado.

Reims se encuentra relativamente cerca de París y con unos pases de viaje que consigue el sargento, se plantan allí en una 5 horas aprovechando un tren militar que lleva suministros al frente.

A raíz de la ofensiva alemana del 15 de Julio (y de la contraofensiva aliada del 18) toda la zona se fue fuertemente castigada por el bombardeo artillero. No obstante, es un paraje relativamente seguro, ya que el enemigo ha sido expulsado más allá del Marne.

Del castillo no quedan más que un amasijo de ruinas, después que algunas piezas de artillería hicieran blanco sobre él. Apenas un lienzo de muralla y los restos de un torreón siguen en pie. Tras un rato buscando un “agujero u hoyo negro” el sargento se fija en una grieta ancha, abierta en lo que era el patio de armas. Al parecer, debajo de éste se encuentra una vasta sala subterránea de la que sale un fuerte olor a putrefacción.

Decidir quien iba a ser el primero en bajar no resultó tarea sencilla, aunque al final se impuso el rango militar y bajó primero el sargento, siguiendo órdenes del doctor, utilizando una cuerda y ayudado por sus compañeros.

Una vez abajo, se encuentran con una gran sala tallada en la roca viva, de la cual salen varios corredores. Las paredes de la sala se encuentran pintarrajeadas de símbolos extraños y hay montañas de escombros (producto del bombardeo artillero), además de los cadáveres mutilados y semiputrefactos de más de 200 personas, que gracias a los restos de sus uniformes, reconocen como los de sus compañeros desaparecidos de la 2ª Compañía. Hay también varias mesas de piedra, extraños dibujos pintados en el suelo con lo que parece que es sangre y algún cadáver desnudo, en el que es reconocible un tatuaje como el que tienen ellos.

Debajo de las escombros producidos por los bombardeos, encuentran algunos cadáveres parecidos a serpientes antropomórficas, con cabeza y escamas de ofidio, dos brazos y dos piernas y cola. Visten ropas amplias. Hay cuatro de ellos, aplastados por los escombros y mientras que los cadáveres con uniforme han sido asesinados y torturados, los cadáveres con tatuaje y los hombres-serpiente han muerto aplastados o atrapados bajo los escombros.

Los corredores conducen a un laberinto aparentemente desierto de corredores y salas
abandonadas, que comienzan a recorrer en grupo, hasta que encuentran un hombre, aplastado de cintura para abajo por un gigantesco bloque de piedra, vestido con ropajes estrafalarios, como un sacerdote pagano. El doctor sabe que ningún ser humano podría permanecer con vida tras sufrir semejantes heridas. Visto lo visto hasta el momento, deciden curarse en salud, dispararle y destruir el cuerpo mediante fuego.

Tras enseñar a las autoridades militares los subterráneos del castillo, junto con los cadáveres del resto de la compañía, se retiran los cargos presentados contra ellos y el caso es archivado con la conclusión de que la compañía fue secuestrada por una secta de fanáticos enloquecidos.

El 11 de Noviembre termina la guerra, y los supervivientes de la 2ª Compañía son repatriados a los EEUU, junto con Richard Harper, que no ha recuperado el conocimiento.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.